C/. Santo Domingo 6-8, local 5. 11402 Jerez de la Fra. Cádiz

Blog

Nueva sociedad y libertad de amortización

¿Sabes ya en qué consiste la libertad de amortización? Se trata de un incentivo fiscal que permite a las empresas determinar de manera libre el ritmo de depreciación de sus activos fijos e inversiones inmobiliarias, sin tener que ajustarse a los métodos de amortización que facilita Hacienda.

Ahora bien, imaginemos que su empresa se constituyó el pasado año y además de contratar personal adquirió diversos activos, por lo que va a acogerse al incentivo de la libertad de amortización de pymes.

Pero no todas las empresas pueden aplicar la libertad de amortización. Existen una serie de requisitos relacionados con la creación de empleo, la cuantía a amortizar y el tipo de elemento de inmovilizado que se vaya a amortizar.

Tipo reducido y libertad

  • Si su empresa es de “reciente creación” porque se constituyó a principios del año pasado, durante los dos primeros ejercicios en que la base imponible de su Impuesto sobre Sociedades sea positiva puede tributar al tipo reducido del 15% (en lugar del 25%).  Además, podrá aplicar los incentivos de las empresas de reducida dimensión porque su cifra de negocios no va a superar los diez millones de euros (por ahora).
  • Si en el supuesto que comentábamos al principio contrataste a trabajadores y adquiriste activos, al confeccionar el Impuesto sobre Sociedades, se acogerá al incentivo de la libertad de amortización y amortizará los activos de golpe.

Recuerda cómo funciona:

  • La inversión que puede beneficiarse del incentivo es la que resulte de multiplicar el aumento de plantilla media por 120.000 euros.
  • Para calcular dicho aumento, deberá comparar la plantilla media de los 24 meses siguientes al inicio del ejercicio de la inversión con la plantilla media de los 12 meses anteriores (que, al haberse iniciado la actividad, será cero).

Si se encuentra en esta situación, no aplique el incentivo en los años en que su empresa tribute al tipo reducido del 15% y hágalo a partir del momento en que empiece a tributar al tipo general del 25%.

Recuerde que este incentivo de la libertad de amortización no obliga a amortizar totalmente los activos en el año de la compra, sino que puede decidir en qué momento y a qué ritmo quiere amortizarlos.

Además, si computa la amortización de dichos activos más tarde, estará avanzando el pago de impuestos y conseguirá en su Impuesto sobre Sociedades un ahorro adicional del 10% (diferencia entre el tipo del 25% y del 15%), que le compensará el efecto financiero derivado de ese anticipo de impuestos.

Si te has quedado con alguna duda, pregunta o si necesitas asesoramiento fiscal, financiero, laboral, contable y/o patrimonial sobre éste u otros temas por parte de profesionales expertos, puedes solicitar presupuesto sin compromiso a través de nuestro formulario de contacto aquí. En Conspor Consultores estaremos encantados de ayudarte y asesorarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *