C/. Santo Domingo 6-8, local 5. 11402 Jerez de la Fra. Cádiz

Blog

EMPRESA FAMILIAR ¿JUBILADO PARCIAL?

La jubilación parcial y la empresa familiar ¿Sabes cómo compatibilizarlo?

Imaginemos que una persona física desarrolla un negocio a título individual y ha accedido a la jubilación parcial, ahora se pregunta si al percibir la pensión de jubilación, va a perder los incentivos aplicables a los negocios y empresas familiares, pues bien, en cuanto a la pensión, la normativa laboral permite a los autónomos acogerse a la jubilación parcial y seguir trabajando en el negocio.

a) Personas físicas

Los incentivos serán aplicables siempre que se cumplan los requisitos previstos por la normativa fiscal, con independencia de que se perciba o no una pensión de jubilación.

Los requisitos que deben cumplirse para que el valor de los negocios individuales disfruten de exención en el Impuesto sobre el Patrimonio (IP) y de reducciones en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD) son:

  • La actividad económica debe ser la principal fuente de renta del titular.
  • El titular debe ejercer la actividad de forma habitual, directa y personal.

*Si se cumplen estos requisitos los incentivos fiscales serán aplicables.

*Si la pensión se cobra de forma indebida porque existe incompatibilidad entre su percepción y el ejercicio de la actividad económica, las consecuencias serán estrictamente laborales –con la anulación y devolución de la pensión cobrada indebidamente, si procede–, pero no se pierden los incentivos fiscales.

b) Personas jurídicas

La conclusión es la misma si quien cobra la pensión de jubilación es el titular de acciones o participaciones de una SA o SL familiar, en este caso es más fácil que dichas participaciones queden exentas en el IP y disfruten de reducciones en el ISD:

  • No es necesario que los requisitos de ejercer funciones de gerencia y de que éstas constituyan la principal fuente de renta los cumpla el titular de las participaciones.
  • Basta con que dichos requisitos los cumpla cualquier persona del grupo familiar –incluso aunque no sea socio–, pero si los cumple otro miembro de la familia –por ejemplo, el hijo del titular del 100% del capital–, todos los socios familiares disfrutarán de los incentivos fiscales indicados.

Por tanto, el titular de acciones o participaciones puede jubilarse, cobrar una pensión e incluso dejar de percibir rendimientos de la empresa sin que ello implique la pérdida de estos incentivos.

Los titulares de negocios individuales, en cambio, deberán seguir percibiendo rentas de la actividad para disfrutar de los incentivos (mientras sigan siendo titulares), aunque el cobro simultáneo de una pensión no afectará a su fiscalidad.

Si te has quedado con alguna duda, pregúntanos o si necesitas asesoramiento fiscal, financiero, laboral, contable y/o patrimonial sobre éste u otros temas por parte de profesionales expertos, puedes solicitar presupuesto sin compromiso a través de nuestro formulario de contacto aquí. En Conspor Consultores estaremos encantados de ayudarte y asesorarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *