C/. Santo Domingo 6-8, local 5. 11402 Jerez de la Fra. Cádiz

Blog

Contabilidad de nóminas de un ERTE por fuerza mayor por COVID-19

Artículo de Ángel Luis Martínez – INEAF

Toned image of male hand signing business contract

Por desgracia el COVID-19 ha obligado y obligará a muchas empresas a realizar un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE)  por fuerza mayor. Dejando al margen todos los requisitos a nivel laboral que se deben cumplir, nos interesa conocer qué efectos puede tener en la contabilidad de la empresa un ERTE de cara a los gastos de personal y de la Seguridad Social.

Exoneración de la aportación empresarial a la Seguridad Social

En el capítulo II del RD-ley 8/20 para e  17  de  marzo,  de  medidas  urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19., se establecen  mecanismos de ajuste temporal para evitar despidos.  Se pretende que el impacto del Coronavirus sea coyuntural y no estructural en las empresas por lo que se crean medidas para la suspensión temporal de los contratos y reducción de las jornadas (los conocidos ERTES).

En este sentido el Gobierno ha determinado que las pérdidas de actividad consecuencias de la pandemia sean consideradas como de fuerza mayor. Esto supone que será el Estado el que asumirá los costes (o parte de ellos) de las cuotas de la seguridad social a abonar mientras dure el ERTE.

El artículo 24 del mencionado RD establece:

“En concreto y con la intención de aligerar los costes en los que incurren las empresas, en los casos de fuerza mayor regulados en este real decreto-ley, otra de las novedades incorporadas, es la exoneración a las empresas del pago del 75% de la aportación empresarial a la Seguridad Social alcanzando dicha exoneración el 100% de la cuota cuando se trate de empresas de menos de 50 trabajadores, siempre que éstas se comprometan a mantener el empleo”.

  • Solicitud de la exoneración

 Mediante el sistema RED, La sociedad o empresario comunicaran a la Tesorería de la Seguridad Social aquellos trabajadores afectados por el ERTE y el periodo de la suspensión o reducción de jornada.

  • Cese de la exoneración

Finalizado el estado de alarma que ha provocado el ERTE se deberán incorporar a todos los trabajadores en las condiciones que tenían anteriores al mismo y se deberá mantener el empleo durante los seis meses siguientes.

Si este plazo no se cumpliera la sociedad estará obligada a devolver todas las cuotas de aportación empresarial no pagadas, además de sus recargos correspondientes. Si la devolución no se hace de forma voluntaria se enfrentarán a un procedimiento sancionador.

Aspectos contables de la exoneración de los seguros Sociales

Teniendo en cuenta que la empresa presenta los seguros sociales con carácter mensual se va a dar el caso en el mes que se presente el ERTE que en una parte de este los trabajadores habrán estados dados de alta y otra no. En este sentido, en la Base de Cotización de los seguros sociales de este mes, debemos distinguir dos tramos atendiendo a los días que los trabajadores han estados dados de alta y los que no.

Con respecto a la Seguridad Social se van a generar dos recibos: uno por la cuota a pagar y otro por la parte de la cuota exonerada.

A la hora de realizar la operación contable no existe una normativa que la especifique pero entendemos que podemos actuar de la siguiente forma:

La exoneración se deberá considerar como una subvención ya que se trata de un importe que la empresa, salvo casos excepcionales, no deberá devolver. En este caso la subvención no la llevaremos al neto (norma general) sino directamente a la cuenta de resultados, es decir, a la (740). En definitiva, la cuenta (740) se corresponderá con la subvención que va a compensar los gastos de seguridad social a cargo de la empresa anotados en la cuenta (642).

Para comentar la forma de actuar lo vemos mejor con un caso práctico.

Caso práctico contabilizar nómina con ERTE

Nuestra sociedad solicita un ERTE por fuerza mayor provocado por el Coronavirus que va a afectar a todos los trabajadores. El periodo comienza el 20 de marzo y queremos contabilizar la nómina de uno de los trabajadores con los siguientes datos:

  • Salario bruto hasta el 20 de marzo: 900 euros
  • Seguridad social a cargo de la empresa: 740 euros
  • Seguridad social del trabajador: 140 euros
  • IRPF: 20 euros
  • Exoneración seguridad social COVID-19: 400 euros

Registramos la nómina del mes de marzo

Contabilizamos la nómina durante los días de actividad como la de cualquier mes. En la cuenta (476) se incluye el total de las cuotas de cotización a la Seguridad Social sin restar la exoneración por el ERTE.

  • (476) : 740 + 140 = 880 euros.
  Debe Haber
(640) Sueldos y Salarios) 900
(642) Seguridad Social a cargo de la empresa 740
(476) Organismos de la seguridad social acreedores 880
(4751) H.P. Acreedora por retenciones practicadas 20
(465) Remuneraciones pendientes de pago 740

Contabilizamos la exoneración de las cuotas a la seguridad social

  Debe Haber
(471) Organismos de la seguridad social deudores 400
(740 ) Bonificación cuotas seguridad social COVID19 400

Contabilizamos las operaciones con la Seguridad Social

  Debe Haber
(476) Organismos de la seguridad social acreedores 880
(471) Organismos de la seguridad social deudores 400
(572) Banco c/c) Banco c/c 480

En definitiva, vemos cómo parte del gasto contabilizado en la (642) ha sido compensado mediante la exoneración que hemos reflejado como ingreso en la cuenta (740) al darle condición de subvención a imputar en pérdidas y ganancias.

Si te has quedado con alguna duda, pregúntanos o si necesitas asesoramiento fiscal, financiero, laboral, contable y/o patrimonial sobre éste u otros temas por parte de profesionales expertos, puedes solicitar presupuesto sin compromiso a través de nuestro formulario de contacto aquí. En Conspor Consultores estaremos encantados de ayudarte y asesorarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *